Con esa frase iniciaba hace mucho tiempo un comercial de una clínica de control de peso muy popular en México hace varios años, y se me quedo muy grabada en la mente porque es cierta para mi: Más que estrenar ropa nueva me ilusiona MUCHO usar las prendas de mi closet que nunca pude usar como yo quería porque nunca me habían quedado bien… Antes yo compraba la ropa de talla más chica porque me negaba a aceptar mi talla real, y mi cuerpo en consecuencia, y entre más engordaba más difícil me era usar ropa a mi gusto, ni mi antigua ni mi actual ropa me quedaban bien y así fui comprando cada día ropa más y más y más grande… Y mi trauma con la ropa guardada creció junto con mi talla, hasta que hace un par de años decidí que ahora si iba a bajar de peso y empecé a hacer lo que me dijeran: Dieta, masajes reductivos, sesiones de gym de 3 horas que me dejaban exhausta para hacer alguna actividad más…Y me daba más hambre y eso me desesperaba, pero la solución me llegó a través del consejo de una amiguita blogger muy hermosa llamada Bianca Pescador su consejo fue: Camina mucho más. Y ella me recomendó que usará pulseras tipo smart watch llamadas Fitbit que te cuentan los pasos, miden tu ritmo cardíaco, te recuerdan con su app tomar agua y las más modernas te llevan hasta el control de tu periodo menstrual ¡Son una maravilla! Mi meta de 10 000 pasos diarios está muy lejos de los 100,000 de Bianca pero el caminar me ha hecho bajar de peso sin mucho esfuerzo y hace unos días me dí el lujo de usar en una noche fría un abrigo de hace 10 años que nunca me había podido abrochar y esa es una sensación que jamás olvidaré y espero volver a vivir con más prendas de mi closet.

Si quieren leer a Bianca búsquenla en su sitio web y sus redes sociales, da unos tips maravillosos

https://instagram.com/midiariodebellezamx?utm_source=ig_profile_share&igshid=ppnfqfnwqnvb

Mi abrigo es de Suburbia.