Una lectora de mi  blog Chica Plus México  ha decidido compartir su testimonio aquí para prevenir a otras mujeres acerca de lo que puede sucederte si  decides pagar por sexo, compañía o amor. Muchas gracias a Shannon X por compartir esto. Las mujeres talla plus o de cualquier talla somos dignas  de amor y afecto honestos. Tu seguridad , tu salud (muchos gigolos son promiscuos) y tu patrimonio, además de tu corazón y sentimientos están en juego ¡Ten mucho cuidado hermosa! “Pasé 3 años de mi vida pagando a un Gigolo” Escrito por Shannon X

Era un 23 de Marzo del 2014, mis amigas y yo acabábamos de salir de ver un partido de Futbol en el estadio Jalisco, eran las 11 de la noche y de pronto ya no teníamos nada más que hacer, así que decidimos ponernos a platicar sobre nuestros viajes, los chicos con los que habíamos salido hasta ese entonces y sobre lo que nunca habíamos hecho.  Entre esa platica salió que lo que nunca habíamos hecho era contratar un Gigoló, fue entonces cuando una de mis amigas, que como venía de pueblo no sabía que era un Chico Gigoló, por lo que nos dimos a la tarea de explicarle y de pronto su idea fue “¿Y si contratamos uno?” Nuestra respuesta fue un NO “¡Estás loca, como crees que vamos a contratar un chico de esos!” Pero ella insistió, nos pidió que por favor le concediéramos esa petición, que en su pueblo no había de esos chicos y que quería solo que un chico nos bailara y nos diera masaje, que si lo contratábamos ninguna tendría sexo con él, fue así como accedimos y nos dimos a la tarea de buscar en internet para contratar uno. El primero al que llamamos estaba ocupado y tenia espacio libre hasta las 3 am, al saber esto pensamos dejar el asunto por la paz, pero mi amiga insistió y procedimos a seguir buscando. Encontramos otro que si nos ¨llenaba las expectativas¨ para esa noche de relajo entre amigas, y el siguiente paso era marcarle y preguntarle cuanto nos cobraría y si estaba disponible.

Pues bien resulto que si, estaba disponible y nos cobraría $900 pesos por las 4, nos daría un masaje a cada una y nos bailaría sexy, acordamos que nos acomodaríamos en un motel y una vez bien instaladas le pasaríamos la dirección y número de habitación, y así fue:  En menos de 20 minutos ya estaba el tocando la puerta de la suite 26, la que rentamos para pasar una noche de locura entre amigas.

Mis amigas en cuanto escucharon su llegada corrieron a esconderse las 3, por lo que a quien le toco  recibirlo fue a mi, y recuerdo que estaba llena de nervios y a la vez en  plan de hacerme la interesante. Fui y abrí esa puerta  y ahí estaba Él. Iba bien vestido, con un olor súper rico,1.80 de estatura y su sonrisa buena onda…Me miro y dijo “Buenas noches” yo conteste “Pásate, mis amigas tuvieron pena y se fueron a esconder todas.”

Paso, tomamos asiento y nos pusimos a platicar en lo que mis amigas salían. Después de 5 minutos decidieron salir y presentarse, como él y yo ya habíamos entablado conversación, opte por unirlas a ellas a la plática, donde èl nos decía cuanto tiempo llevaba trabajando de Gigoló, sus experiencias y todo lo referente a su trabajo.

Y bien después de hora y media tomando whiskey y platicando a gusto, una de ellas dijo ya que comience a trabajar, para pronto él dijo “Si ¿Con quien comienzo?? Enseguida  mis amigas me señalaron a mí, así que solo nos miramos él y yo con  complicidad como diciendo “está bien”.

Comenzó conmigo y fue siguiendo una a una con mis amigas, después del baile siguieron los masajes y nuevamente la primera fui yo, por lo que opte irme a una recamara a recostar para que me diera mi masaje, mientras hacia su trabajo nuestra conversación fluia  muy a gusto, y ambos platicábamos de todo y nada a la vez,  parecía que llevábamos tiempo siendo buenos amigos, cosa que no era asi porque a ese hombre era la primera ves que mis ojos lo veian.

Pues bien seguían mis amigas, poca era la plática y su trato era muy frío, asi se fueron quedando dormidas una a una,  recuerdo que  cuando termino de darle masaje a la ultima, yo  me recosté en una cama y comencé a checar mi facebook, esperando que él me avisara que ya se iba o algo asi, pero eso no sucedió, de repente estando yo recostada en la cama, siento se él me llega por la espalda y me abraza, se sentía tan bien que no le dije nada ni tampoco hice por quitarlo, asi que mientras yo veía mi Facebook él tambien, en una de esas comencé a ver las fotos que había subido yo en días anteriores, y la verdad es que siempre me ha gustado andar bien arregladita, pero en esa foto que estaba viendo en ese momento me veía demasiado hermosa, por lo que su pregunta fue ¿eres tu?, yo le dije si, su reacción fue ¨si yo te veo asi en la calle, no te la perdono¨, solo me dio risa e ignore su comentario.

Ese día  a pesar de que las cosas parecían subir de tono, recordé la promesa con mis amigas y opte por no tener sexo con él, ya estaba amaneciendo y llegaba el momento en que el se tenia que ir, asi que le pague, tomo sus cosas y como ya tenía registrado mi número, recuerdo que al despedirse me dijo, quiero seguir viéndote, espero verte el viernes para concretar con lo que empezamos, obvio me sentí súper halagada según yo, porque como un chico tan de buen ver, se fijaría en una chava llenita como yo.

Pues asi paso la semana, él y yo mándanos mensajes, saludándonos y poniéndonos de acuerdo para vernos en mi departamento el viernes, obvio no sería gratis, prometía darme una tarifa más barata.

Y pues se llego el viernes, recuerdo a mi yo de antes, sentirse súper nerviosa, feliz, inquieta y sexy porque un chavo asi le haría pasar el mejor sexo de su vida ¨según¨,  recuerdo que llego a mi depa y comenzamos a platicar de que le pareció ese sábado con mis amigas, que quien le cayó mejor, quien se le hizo más guapa y obvio como todo en experto en labia, todas las flores eran para mi, que si la más buena onda, que si la más guapa, etc, y yo de tonta y en mi momento de falta de amor propio se las creí todas.

Después de platicar y botanear algo, recuerdo que pasamos a lo que según habíamos dejado pendiente,  reconozco que si estaba muuuy bien el tipo, si me hizo sentir que podía tocar las estrellas, más sin embargo algo le faltaba, una era besos y la otra pasión.

Recuerdo que termino su trabajo, platicamos otro rato y partió a su casa, no sin antes comprometerme para vernos otra ves.

Y si fue asi, cuando menos lo pensé ya tenia un Gigoló de planta que me visitaba en mi departamento al menos una ves a la semana, asi fueron pasando los meses, nuestras conversaciones ya eran más personales, que si tenía familia, que en donde trabajo, que me gusta bailar, etc, ya se interesaba más en mis gustos.

Asi pasaban los días, los meses, asi pasó

 medio año, el comenzó a visitarme a mi trabajo, me acompañaba a mis actividades cuando tenía que salir de la oficina, me ayudaba en mis pendientes como Gerente, comenzó a convivir con la gente que tenia a mi cargo, tenia atenciones conmigo, y bien parecía ser un buen chico.

Un año después, esa persona que yo decía que solo sería la locura de una noche con mis amigas, ese chavo que trate en un principio de la manera más fría posible, un año después era ese hombre  quien parecía ser con quien mejor me entendía en la cama, era quien me escuchaba, me apoyaba, con quien podía platicar horas sin aburrirme, claro según yo siempre poniendo mi barrera, según yo teniendo en claro que el solo era un Gigolo y yo su clienta, y si asi fue hasta que un dia teniendo sexo, se nos ocurrió besarnos, recuerdo ese dia sentí volar, me volvi loca, me sentía la mujer más feliz del mundo, porque me había besado ese hombre.

Al dia siguiente llegue a mi oficina, y recuerdo haber entrado con la sonrisa más tonta que jamás había puesto en mi vida, y para pronto mi mejor amiga dijo, lo viste verdad, yo le dije si, entonces ella me dijo pero no fue solo un acoston y ya, no me digas que se besaron, y yo con cara de tonta dije SIIIII me beso, fue súper lindo, para pronto la respuesta de mi amiga fue, no quiero que te haga daño, no te enamores, ubica que tu eres su clienta y el solo te da un servicio.

Fue cruel su comentario, pero muy cierto, aunque recuerdo haberlo ignorado, o más bien creo que llego demasiado tarde, ya estaba enamorada y no lo quería admitir.

Recuerdo que a partir de ese dia, cada que el  llegaba a mi oficina me saludaba con un beso en la boca, si por algo yo me molestaba, el llegaba con flores a mi trabajo, o ponía un detalle en mi escritorio, siempre acompañado de un mensaje de perdón.

Y asi llegábamos al segundo año, cada ves me cobraba menos, salíamos más, iba por mi a las reuniones, convivía con mis amigos, empezó a convivir con mi familia, iba más a mi depa, pasamos más tiempo juntos, claro siempre según esto con la idea de tu eres mi clienta y yo quien te da el servicio, poco me platicaba de su familia, el si conocía a la mia, más yo no a la de el.

Llegamos al punto de empezar a platicar como nos fue en el dia, a platicarnos nuestros sueños, mis horas de comida ya era pasarlas con el, el preocuparme por encargar comida para los dos, el tener todo listo para cuando el llegara, llegamos a ese punto de que lo que uno pensaba el otro lo hacia, ese punto donde comenzaban los abrazos, el afecto a demostrarse más, a compartir momentos lindos fuera de la cama, si llegue a ese punto donde ese hombre al que yo le pagaba por sexo, se convirtió en mi persona preferida, con quien yo quería pasar mi tiempo y compartirle muchas cosas, paso de hacerlas las cosas pensando en lo que yo quería a elegir lo que según yo lo haría feliz a el.

Si empece a dejarme en ultimo lugar a mi, solo por tenerlo contento a el, comencé a ayudarlo má$$$, a darle regalos caros, a invitarlo a comer, solo por pasar momentos con el, llegue a ese punto donde mi grado de estupidez  pudo más que mi lado razonable.

Sabia que me había perdido, más no sabia como recuperarme sin tener que dejarlo a el, sabia que no me llevaría a nada bueno, esa relación sin compromiso, aun pagándole por sexo, sabia que no me convenia ese tipo de 27 años que a su edad ya tenia 7 Hijos con 4 mujeres diferentes, que de ves en cuando fumaba marihuana y que para el las mujeres solo eran diversión, asi pasamos el 2do año, con camino a los 3 años.
Aquí comenzó lo bueno, del año 2 al año 3, yo tome un curso de superación personal, en el vi que lo que según yo hacia feliz a mi vida en realidad era algo que me estaba restando, si era el, que lejos de darme una estabilidad emocional yo dejaba que la descontrolara, porque iba en contra de todo lo bueno que yo quería para vida y que por no verme sola no lo soltaba y cree un apego a el.

Si asi como lo lees, un apego, el cual no era bueno, porque me alejaba de todo lo que yo soñaba tener en mi vida, cosas como una pareja formal, soltero, sin hijos, trabajador, atento, detallista, sincero, que me valore como mujer, que me de mi lugar, etc.

Y bueno comencé a abrir los ojos a mi realidad, y esa mujer que el manejo a su antojo, poco a poco se estaba llendo, por lo que para pronto empezaron los problemas, esa mujer buena onda había pasado a convertirse en la mujer más mamona del mundo según el,  fue difícil para mi dar ese paso.

Fue doloroso ver todo lo que había permitido durante casi 3 años, me dolio mucho ver lo mucho que entregue de mi vida a el, para que el solo dijera no significas nada para mi, yo quiero seguir libre, a ti te estimo pero no te quiero como mujer,yo soy un cabron y asi quiero seguir.

Y ahí comenzaron varios meses de discusiones, donde ni el me soltaba ni yo lo soltaba, recuerdo un dia que le pedi llorando se fuera de mi vida, porque el había regresado con la mamá de una de sus hijas,  siendo que me juro que no que solo convivia con la madre por la enfermedad que recién le había detectado a la niña, aun no olvido el dia que los vi en la calle tomados de la mano y besándose, fue el dia más doloroso para mi, el sentir que me había visto la cara, el saber que a ella si le daba una oportunidad y a mi no, el recordar que acababa de abrir mis sentimientos  hacia el y decidirme a confesarle que estaba enamorada de el, ese dia me sentí la mujer más tonta del mundo, sentí que mi corazón lo había tomado y pisoteado, junto con mi dignidad claro.

Dias después recuerdo verlo llegar a mi oficina, quería hablar conmigo, estaba yo sola y de inmediato le dije no, vete por favor, no tengo nada que hablar contigo.

Voltee a verlo y sus ojos estaban llenos de lagrimas, me abrazo y me dijo te necesito en mi vida, no te vayas, no me alejes, dame una oportunidad de hacer las cosas bien, tal ves no puedo corresponderte de la forma que tu quisieras, pero te quiero un chingo y no quiero perder tu amistad ni esa mujer tan valiosa que eres.

Reconozco que esas eran palabras que espera desde hacía mucho tiempo, por lo que lo abrace, nos besamos y le pedi llorando que por favor hiciera las cosas bien, que no me lastimara, que si el quería estar con otra persona en su vida, que siguiera su camino, que dejara libre el mio, que yo consideraba que no merecía el daño que el me estaba haciendo.

Pues bien, su respuesta fue, no te quiero perder, dame una oportunidad de demostrarte que puedo hacer las cosas bien, obvio ingenua yo, le crei.

Comenzaron a pasar los meses y empece a descubrir que no solo salía con su ex, también salía con la esposo de un amigo mio y hasta con una de mis “amigas”, creo que después de todo esto ya no había más que decir, mi decisión estaba tomada.

Decidi tomar valor, recoger mis pedazos de dignidad que quedaba, ver por mi y si comenzar mi etapa de duelo, opte por alejarme poco a poco de el, fue un trabajo que me costo mucho porque el no quería soltarme por obvias razone$$, juraba y perjuraba que no andaba con las personas que les comente, más ya no le creía, mis ojos habían visto ya lo suficiente.

Comence por portarme fría con el, por ya no buscarlo y por evitar recibir sus llamadas, hoy han pasado 5 meses que comencé ese duelo, 3 meses fueron de llorar al menos 2 veces por semana, y estos últimos dos meses han sido de no tener contacto con el para nada, de enfocarme en mi y seguir mi vida.

Me ha servido el leer muchos libros, estar con mi familia y haber practicado el desapego, no niego que al escribir esta mi historia después de dos meses volvieron a surgir lagrimas, más ya no como antes, hoy lejos de guardarle rencor, le agradezco porque el me enseño a ver lo que no le permitiré a nadie más.

Hoy lo bendigo con amor y lo saco de mi vida!!!

Gracias Tiburon, porque ese dolor que sentí, me ha hecho levantarme, todo fue aprendizaje para mi y se que coincidere con una persona que valga la vida, las lagrimas y mis risas.

Es válido entregar el corazón, no importa si pierdes la batalla, porque cuando te levantes serás más fuerte de lo que eran antes.

Soy de la idea que no importa el físico, cuando alguien te ame de verdad, valorara tu esencia y forma de ser y será asi como te ayude a lograr la mejor versión de ti misma.
Atte. La mujer más valiosa en mi Mundo.“Tres años de mi vida, entregados a un Gigolo”
Era un 23 de Marzo del 2014, mis amigas y yo acabábamos de salir de ver un partido de Futbol en el estadio Jalisco, eran las 11 de la noche y de pronto ya no teníamos nada más que hacer, así que decidimos ponernos a platicar sobre nuestros viajes, los chicos con los que habíamos salido hasta ese entonces y sobre lo que nunca habíamos hecho, entre esa platica salió que lo que nunca habíamos hecho era contratar un Gigoló, fue entonces cuando una de mis amigas, que como venía de pueblo no sabía que era un Chico Gigoló, por lo que nos dimos a la tarea de explicarle y de pronto su idea fue y si contratamos uno? ; Nuestra respuesta fue un NO!! Estás loca, como crees que vamos a contratar un chico de estos, pero ella insistió, nos pidió que por favor le concediéramos esa petición, que en su pueblo no había de esos chicos y que quería solo que un chico nos bailara y nos diera masaje, que si contratábamos ninguna tendría sexo con él, fue entonces como accedimos y nos dimos a la tarea de buscar en internet para contratar uno, el primero al que llamamos estaba ocupado y tenia espacio libre hasta las 3 am, pensábamos dejarlo por la paz, pero mi amiga insistió y procedimos a seguir buscando, encontramos otro que nos ¨llenaba las expectativas¨ para esa noche de relajo entre amigas, el siguiente paso era que yo tenia que  marcarle y preguntarle cuanto nos cobraría y si estaba disponible.

Pues bien resulto que si, estaba disponible y nos cobraría $900 pesos por las 4, nos daría un masaje a cada una y nos bailaría sexy, acordamos que nos acomodaríamos en un motel y una vez instaladas le pasaríamos la dirección y número de habitación, y así fue en menos de 20 minutos ya estaba el tocando la puerta de la suite 26, la que rentamos para pasar una noche de locura entre amigas.

Mis amigas en cuanto escucharon su llegada corrieron a esconderse las 3, por lo que a quien le toco  recibirlo fui yo, recuerdo que llena de nervios y a la vez en un plan de hacerme la interesante, fui abrí esa puerta  y ahí estaba el, bien vestido, con un olor súper rico, una medida de 1.80, y su sonrisa buena onda, me miro y dijo Buenas noches, le dije pásate, mis amigas tuvieron pena y se fueron a esconder todas.

Paso tomamos asiento y nos pusimos a platicar en lo que mis amigas salían, después de 5 minutos decidieron salir y presentarse, como él y yo ya habíamos entablado conversación, opte por unirlas a ellas a la plática, esa donde el nos decía cuanto tiempo llevaba trabajando de Gigoló, sus experiencias y todo lo referente a su trabajo.

Y bien después de hora y media tomando whiskey y platicando agusto, una de ellas dijo ya que comience a trabajar, para pronto el dijo si, con quien comienzo?? Enseguida  mis amigas me señalaron a mí, así que solo nos miramos el y yo en complicidad como diciendo está bien.

Comenzó conmigo y fue siguiendo una a una con mis amigas, después del baile siguieron los masajes y nuevamente la primera fui yo, por lo que opte irme a una recamara a recostar para que me diera mi masaje, mientras hacia su trabajo nuestro tema de conversación fluia  muy agusto, platicábamos de todo y nada a la ves, parecía que llevábamos tiempo siendo buenos amigos, cosa que no era asi porque a ese hombre era la primera ves que mis ojos lo veian.

Pues bien seguían mis amigas, poca era la plática y su trato era muy frío, asi se fueron quedando dormidas una a una,  recuerdo que cuando recién termino de darle masaje a la ultima, yo fui me recosté en una cama y comencé a checar mi face, esperando que el me avisara que ya se iba o algo asi, pero eso no sucedió, de repente estando yo recostada en la cama, siento se el me llega por la espalda y me abraza, se sentía tan bien que no le dije nada ni tampoco hice por quitarlo, asi que mientras yo veía mi Facebook el tambien, en una de esas comencé a ver las fotos que había subido yo en días anteriores, y la verdad es que siempre me ha gustado andar bien arregladita, pero en esa foto que estaba viendo en ese momento me veía demasiado hermosa, por lo que su pregunta fue ¿eres tu?, yo le dije si, su reacción fue ¨si yo te veo asi en la calle, no te la perdono¨, solo me dio risa e ignore su comentario.

Ese dia aun a pesar de que las cosas parecían subir de tono, recordé la promesa con mis amigas y opte por no tener sexo con el, ya estaba amaneciendo y llegaba el momento en que el se tenia que ir, asi que le pague, tomo sus cosas y como ya tenía registrado mi número, recuerdo que al despedirse me dijo, quiero seguir viéndote, espero verte el viernes para concretar con lo que empezamos, obvio me sentí súper halagada según yo, porque como un chico tan de buen ver, se fijaría en una chava llenita como yo.

Pues asi paso la semana, el y yo mándanos mensajes, saludándonos y poniéndonos de acuerdo para vernos en mi departamento el viernes, obvio no sería gratis, prometía darme una tarifa más barata.

Y pues se llego el viernes, recuerdo a mi yo de antes, sentirse súper nerviosa, feliz, inquieta y sexy porque un chavo asi le haría pasar el mejor sexo de su vida ¨según¨,  recuerdo que llego a mi depa y comenzamos a platicar de que le pareció ese sábado con mis amigas, que quien le cayó mejor, quien se le hizo más guapa y obvio como todo en experto en labia, todas las flores eran para mi, que si la más buena onda, que si la más guapa, etc, y yo de tonta y en mi momento de falta de amor propio se las creí todas.

Después de platicar y botanear algo, recuerdo que pasamos a lo que según habíamos dejado pendiente,  reconozco que si estaba muuuy bien el tipo, si me hizo sentir que podía tocar las estrellas, más sin embargo algo le faltaba, una era besos y la otra pasión.

Recuerdo que termino su trabajo, platicamos otro rato y partió a su casa, no sin antes comprometerme para vernos otra ves.

Y si fue asi, cuando menos lo pensé ya tenia un Gigoló de planta que me visitaba en mi departamento al menos una ves a la semana, asi fueron pasando los meses, nuestras conversaciones ya eran más personales, que si tenía familia, que en donde trabajo, que me gusta bailar, etc, ya se interesaba más en mis gustos.

Asi pasaban los días, los meses, asi paso medio año, el comenzó a visitarme a mi trabajo, me acompañaba a mis actividades cuando tenía que salir de la oficina, me ayudaba en mis pendientes como Gerente, comenzó a convivir con la gente que tenia a mi cargo, tenia atenciones conmigo, y bien parecía ser un buen chico.

Un año después, esa persona que yo decía que solo sería la locura de una noche con mis amigas, ese chavo que trate en un principio de la manera más fría posible, un año después era ese hombre  quien parecía ser con quien mejor me entendía en la cama, era quien me escuchaba, me apoyaba, con quien podía platicar horas sin aburrirme, claro según yo siempre poniendo mi barrera, según yo teniendo en claro que el solo era un Gigolo y yo su clienta, y si asi fue hasta que un dia teniendo sexo, se nos ocurrió besarnos, recuerdo ese dia sentí volar, me volvi loca, me sentía la mujer más feliz del mundo, porque me había besado ese hombre.

Al dia siguiente llegue a mi oficina, y recuerdo haber entrado con la sonrisa más tonta que jamás había puesto en mi vida, y para pronto mi mejor amiga dijo, lo viste verdad, yo le dije si, entonces ella me dijo pero no fue solo un acoston y ya, no me digas que se besaron, y yo con cara de tonta dije SIIIII me beso, fue súper lindo, para pronto la respuesta de mi amiga fue, no quiero que te haga daño, no te enamores, ubica que tu eres su clienta y el solo te da un servicio.

Fue cruel su comentario, pero muy cierto, aunque recuerdo haberlo ignorado, o más bien creo que llego demasiado tarde, ya estaba enamorada y no lo quería admitir.

Recuerdo que a partir de ese dia, cada que el  llegaba a mi oficina me saludaba con un beso en la boca, si por algo yo me molestaba, el llegaba con flores a mi trabajo, o ponía un detalle en mi escritorio, siempre acompañado de un mensaje de perdón.

Y asi llegábamos al segundo año, cada ves me cobraba menos, salíamos más, iba por mi a las reuniones, convivía con mis amigos, empezó a convivir con mi familia, iba más a mi depa, pasamos más tiempo juntos, claro siempre según esto con la idea de tu eres mi clienta y yo quien te da el servicio, poco me platicaba de su familia, el si conocía a la mia, más yo no a la de el.

Llegamos al punto de empezar a platicar como nos fue en el dia, a platicarnos nuestros sueños, mis horas de comida ya era pasarlas con el, el preocuparme por encargar comida para los dos, el tener todo listo para cuando el llegara, llegamos a ese punto de que lo que uno pensaba el otro lo hacia, ese punto donde comenzaban los abrazos, el afecto a demostrarse más, a compartir momentos lindos fuera de la cama, si llegue a ese punto donde ese hombre al que yo le pagaba por sexo, se convirtió en mi persona preferida, con quien yo quería pasar mi tiempo y compartirle muchas cosas, paso de hacerlas las cosas pensando en lo que yo quería a elegir lo que según yo lo haría feliz a el.

Si empece a dejarme en ultimo lugar a mi, solo por tenerlo contento a el, comencé a ayudarlo má$$$, a darle regalos caros, a invitarlo a comer, solo por pasar momentos con el, llegue a ese punto donde mi grado de estupidez  pudo más que mi lado razonable.

Sabia que me había perdido, más no sabia como recuperarme sin tener que dejarlo a el, sabia que no me llevaría a nada bueno, esa relación sin compromiso, aun pagándole por sexo, sabia que no me convenia ese tipo de 27 años que a su edad ya tenia 7 Hijos con 4 mujeres diferentes, que de ves en cuando fumaba marihuana y que para el las mujeres solo eran diversión, asi pasamos el 2do año, con camino a los 3 años.
Aquí comenzó lo bueno, del año 2 al año 3, yo tome un curso de superación personal, en el vi que lo que según yo hacia feliz a mi vida en realidad era algo que me estaba restando, si era el, que lejos de darme una estabilidad emocional yo dejaba que la descontrolara, porque iba en contra de todo lo bueno que yo quería para vida y que por no verme sola no lo soltaba y cree un apego a el.

Si asi como lo lees, un apego, el cual no era bueno, porque me alejaba de todo lo que yo soñaba tener en mi vida, cosas como una pareja formal, soltero, sin hijos, trabajador, atento, detallista, sincero, que me valore como mujer, que me de mi lugar, etc.

Y bueno comencé a abrir los ojos a mi realidad, y esa mujer que el manejo a su antojo, poco a poco se estaba llendo, por lo que para pronto empezaron los problemas, esa mujer buena onda había pasado a convertirse en la mujer más mamona del mundo según el,  fue difícil para mi dar ese paso.

Fue doloroso ver todo lo que había permitido durante casi 3 años, me dolio mucho ver lo mucho que entregue de mi vida a el, para que el solo dijera no significas nada para mi, yo quiero seguir libre, a ti te estimo pero no te quiero como mujer,yo soy un cabron y asi quiero seguir.

Y ahí comenzaron varios meses de discusiones, donde ni el me soltaba ni yo lo soltaba, recuerdo un dia que le pedi llorando se fuera de mi vida, porque el había regresado con la mamá de una de sus hijas,  siendo que me juro que no que solo convivia con la madre por la enfermedad que recién le había detectado a la niña, aun no olvido el dia que los vi en la calle tomados de la mano y besándose, fue el dia más doloroso para mi, el sentir que me había visto la cara, el saber que a ella si le daba una oportunidad y a mi no, el recordar que acababa de abrir mis sentimientos  hacia el y decidirme a confesarle que estaba enamorada de el, ese dia me sentí la mujer más tonta del mundo, sentí que mi corazón lo había tomado y pisoteado, junto con mi dignidad claro.

Dias después recuerdo verlo llegar a mi oficina, quería hablar conmigo, estaba yo sola y de inmediato le dije no, vete por favor, no tengo nada que hablar contigo.

Voltee a verlo y sus ojos estaban llenos de lagrimas, me abrazo y me dijo te necesito en mi vida, no te vayas, no me alejes, dame una oportunidad de hacer las cosas bien, tal ves no puedo corresponderte de la forma que tu quisieras, pero te quiero un chingo y no quiero perder tu amistad ni esa mujer tan valiosa que eres.

Reconozco que esas eran palabras que espera desde hacía mucho tiempo, por lo que lo abrace, nos besamos y le pedi llorando que por favor hiciera las cosas bien, que no me lastimara, que si el quería estar con otra persona en su vida, que siguiera su camino, que dejara libre el mio, que yo consideraba que no merecía el daño que el me estaba haciendo.

Pues bien, su respuesta fue, no te quiero perder, dame una oportunidad de demostrarte que puedo hacer las cosas bien, obvio ingenua yo, le crei.

Comenzaron a pasar los meses y empece a descubrir que no solo salía con su ex, también salía con la esposo de un amigo mio y hasta con una de mis “amigas”, creo que después de todo esto ya no había más que decir, mi decisión estaba tomada.

Decidi tomar valor, recoger mis pedazos de dignidad que quedaba, ver por mi y si comenzar mi etapa de duelo, opte por alejarme poco a poco de el, fue un trabajo que me costo mucho porque el no quería soltarme por obvias razone$$, juraba y perjuraba que no andaba con las personas que les comente, más ya no le creía, mis ojos habían visto ya lo suficiente.

Comence por portarme fría con el, por ya no buscarlo y por evitar recibir sus llamadas, hoy han pasado 5 meses que comencé ese duelo, 3 meses fueron de llorar al menos 2 veces por semana, y estos últimos dos meses han sido de no tener contacto con el para nada, de enfocarme en mi y seguir mi vida.

Me ha servido el leer muchos libros, estar con mi familia y haber practicado el desapego, no niego que al escribir esta mi historia después de dos meses volvieron a surgir lagrimas, más ya no como antes, hoy lejos de guardarle rencor, le agradezco porque el me enseño a ver lo que no le permitiré a nadie más.

Hoy lo bendigo con amor y lo saco de mi vida!!!

Gracias Tiburon, porque ese dolor que sentí, me ha hecho levantarme, todo fue aprendizaje para mi y se que coincidere con una persona que valga la vida, las lagrimas y mis risas.

Es válido entregar el corazón, no importa si pierdes la batalla, porque cuando te levantes serás más fuerte de lo que eran antes.

Soy de la idea que no importa el físico, cuando alguien te ame de verdad, valorara tu esencia y forma de ser y será asi como te ayude a lograr la mejor versión de ti misma. Atte. La mujer más valiosa en mi Mundo.”